martes, 17 de mayo de 2011

Una novela en nueve cartas / Dostoievski (1847)
















“La ciudad más burocrática de la Tierra”, decía mi amigo Dostoievski al contemplar la ciudad de San Petersburgo.

Al igual que hizo con Pobres gentes, el autor ruso, siguiendo la línea de Gógol, quiso plasmar en esta novela una de las formas de comunicación más habitual entre los habitantes de esta ciudad acariciada por el río Neva: la correspondencia.

Dostoievski, en un paréntesis literario, se aparta de la seriedad de sus novelas predecesoras para instalarse en la ironía añadiendo tintes humorísticos. Los protagonistas, dos amigos estafadores, Píotr Ivánovich e Iván Pétrovich (Dostoievski, en un malabarismo onomástico, intercambia sus nombres para indicarnos que los dos son lo mismo) tienen un negocio que consiste en estafar en el juego a un joven, Yevgueni Nikoláievich, al que no dudan en tachar de “ingenuo”. Iván presta a su “amigo” 350 rublos para salir adelante con el negocio; evidentemente no los vuelve a ver... Esta deuda es el origen de la correspondencia entre ambos. En total se intercambian nueve cartas, que poco a poco van subiendo de tono, llegando incluso a amenazarse. La ironía juega una mala pasada a estos dos estafadores, pero para saberlo tendréis que leer esta magnífica correspondencia.



Referencias

  • Dostoievski, Fiodor. Obras completas. [traducción... del ruso, introducción, prólogos, notas y censo de personajes, por Rafael Cansinos Assens]. Madrid : Aguilar, 1949
  • Serrano Martínez, Jorge. Dostoiévski: entre el bien y el mal. Madrid: Complutense, 2003


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Mi mundo perdido. Copyright 2008 All Rights Reserved David Fernández García